¿Qué importancia tiene el material elegido en la elaboración de las prótesis dentales?


La selección del tipo de material es un factor clave para lograr el éxito a largo plazo de las rehabilitaciones sobre implantes. Una de las causas más comunes de la pérdida de los implantes dentales rehabilitados, es la sobrecarga a la que están sometidos durante la función masticatoria. La combinación de materiales con distintos módulos de elasticidad puede generar diferentes tensiones sobre el implante y el hueso que lo rodea. Por este motivo, resulta importante conocer las características físicas y mecánicas de los materiales disponibles.

En la actualidad, existe una gran variedad de materiales para la fabricación de las prótesis dentales. No obstante, los materiales cerámicos han sido los más utilizados en el campo odontológico debido a su estética y a su comprobada resistencia a largo plazo.

Cuando hablamos de restauraciones libres de metal o totalmente cerámicas, nos referirnos a restauraciones fabricadas únicamente en cerámica, sin ningún soporte metálico. La porcelana es muy conocida por producir los resultados más estéticos, y debido a su color, translucidez y vitalidad no pueden ser comparadas con ningún otro material.

Historia y evolución de las cerámicas dentales

En el año 1723, Pierre Fauchard marcó el inicio del uso de las cerámicas en odontología. La primera porcelana que emergió al mercado dental fue la feldespática, compuesta por tres elementos: feldespato, cuarzo y caolín. El feldespato es el componente responsable de la translucidez de la cerámica. Estas cerámicas presentaban buenas propiedades ópticas pero eran frágiles, por lo tanto no podían ser utilizadas en restauraciones extensas.

Posteriormente, en 1965, se incorporó óxido de aluminio a la composición inicial de las cerámicas dentales, mejorando extraordinariamente las propiedades mecánicas. Sin embargo, esta adición de aluminio produjo una reducción en la traslucidez y por consiguiente de la estética de las restauraciones fabricadas con esta cerámica. Recientemente, se ha incorporado óxido de zirconio sinterizado a la composición, para mejorar la resistencia a la flexión del material. Esta característica hace que éstas sean consideradas ideales para la confección de prótesis completas, debido al óptimo comportamiento mecánico que poseen.

Disilicato de litio:

Disilicato de litio

A partir del año 2007 el sector odontológico comenzó a utilizar un sistema cerámico que se presentaba en pastillas, el disilicato de litio para la técnica de inyección. Este nuevo progreso surge a partir de  una cerámica de vidrio desarrollada mediante la técnica de inyección del material para prevenir la formación de defectos tales como poros y pigmentos no deseados.

Actualmente, el disilicato de litio es el material elegido por excelencia para el tratamiento de casos que demanden alta estética. Su biocompatibilidad, alta resistencia y durabilidad, hacen que este material sea el indicado para la fabricación de carillas. También se utiliza para la confección de incrustaciones, coronas individuales tanto en el sector anterior como en el posterior y para elaborar prótesis parciales fijas anteriores y posteriores hasta el segundo premolar. Por el contrario, está contraindicado en prótesis parciales fijas posteriores hasta la región de molares, prótesis parciales fijas de cuatro o más unidades, preparaciones subgingivales muy profundas, pacientes bruxómanos y en prótesis parciales fijas con voladizo distal.

Dentro de las complicaciones de este material encontramos la delaminación (chipping) y la fractura de la porcelana de recubrimiento, lo cual ocurre con mayor frecuencia en zonas posteriores, por esto su contraindicación de uso en esta zona.

Al analizar el rendimiento clínico del disilicato de litio, se ha encontrado una tasa de supervivencia del 100% a mediano plazo. Sin embargo, en comparación con las restauraciones convencionales metal-cerámicas, presenta un mayor desgaste y rugosidad superficial. La evidencia a largo plazo es limitada, no obstante, se demuestra una tasa de supervivencia del 96.7%, donde la mayoría de los fracasos se presentan en el sector posterior.

Los metales y aleaciones metálicas en odontología

Los metales han sido utilizados en el área odontológica desde hace muchos años. Inicialmente los más usados eran los metales nobles, tales como el oro, debido a que por su ductilidad permite ser bruñido, mejorando así la adaptación de las restauraciones a las preparaciones dentales. De igual forma se han utilizados metales no nobles, tales como el cobalto y el cromo, en forma de aleaciones metálicas para la fabricación de prótesis dentales. Por otro lado se encuentra el titanio, el cual es clasificado como un metal de transición, el cual es ampliamente utilizado en el campo odontológico por sus excelentes propiedades.

Cr-Co:

Las aleaciones de cobalto y cromo han sido ampliamente utilizadas en el campo de la odontología para la fabricación de prótesis parciales removibles. En el campo de la implantología son utilizadas para elaborar estructuras de soporte para rehabilitaciones implanto-soportadas. Su fabricación puede realizarse mediante el proceso de CAD-CAM con técnicas de fresado o  sinterizado, obteniendo mediante ambas técnicas resultados óptimos en su desempeño clínico.

Titanio-cromocobalto

Titanio:

El uso del titanio y de sus aleaciones ha aumentado significativamente en las últimas décadas. El titanio y su aleación se clasifican en grados, variando la composición química y las propiedades físicas de los mismos. La principal ventaja del titanio es su biocompatibilidad, sin embargo es muy sensible a las técnicas de colado, a la unión con la porcelana de recubrimiento y a las soldaduras. Entre sus indicaciones, como material de rehabilitaciones sobre implantes, encontramos las subestructuras metálicas para prótesis híbrida y barras para sobredentaduras. Su elaboración puede llevarse a cabo mediante técnicas convencionales, como el colado, o mediante el uso de tecnología CAD-CAM.

Diversos estudios clínicos avalan la supervivencia de las estructuras de titanio en prótesis completas sobre implantes. Al comparar el éxito de estas estructuras, fabricadas con ambas técnicas, convencional y digital, se reportan resultados favorables sin diferencias significativas.

Zirconio:

Zirconio

Una alternativa estética a las estructuras metálicas para prótesis implanto-soportadas, es el zirconio. Estas estructuras presentan biocompatibilidad, baja adhesión superficial bacteriana, alta resistencia flexural y buenas propiedades mecánicas. Su principal desventaja es la imposibilidad de realizar cortes y soldaduras por lo que, a diferencia de otros materiales, en caso de no presentar un correcto asentamiento sobre los implantes, la estructura se debe repetir por completo.

Usualmente, las estructuras de zirconio se recubren con porcelana, la cual es muy estética pero presenta una alta tasa de delaminación y fractura por causas multifactoriales. Las estructuras protésicas rígidas en combinación con materiales de recubrimiento, que permitan la absorción y una  distribución de cargas más equilibrada, garantizan la longevidad de la prótesis y de los implantes. Por este motivo, se prefiere el uso de resinas acrílicas como material de recubrimiento, para proporcionar una mejor amortiguación de las fuerzas oclusales sobre la prótesis.

Debido al motivo anteriormente mencionado de distribución de cargas, el diseño de la subestructura de zirconio es un factor determinante en el éxito de la rehabilitación a largo plazo. A su vez, se ha demostrado que el uso de interfases metálicas reduce el desgaste que produce el zirconio en la conexión del implante. Por tal motivo, ZIACOM® pone a disposición del profesional interfases rectas y modificadas para permitir un acceso angulado al canal del tornillo, tanto rotatorias como no rotatorias, para su uso en la elaboración de rehabilitaciones de zirconio cementadas.

Ti-Base-Ziacam-y-tx30

Estructuras protésicas combinadas en PEEK y PMMA

Recientemente, se han fabricado estructuras para prótesis sobre implantes en PEEK modificado. Este material presenta un módulo de elasticidad de 4 GPa, que lo hace similar en elasticidad al hueso, actuando como un amortiguador de fuerzas masticatorias. Adicionalmente, cuando esta estructura es recubierta con dientes de PMMA o de resina, se mantienen las propiedades elásticas de la estructura, obteniendo una reducción de las fuerzas oclusales transmitidas a la restauración.

Las prótesis confeccionadas con este material presentan como ventaja la radiopacidad y el bajo peso, lo que permite la fabricación de prótesis más ligeras, generando una mayor satisfacción y confort en los pacientes. A pesar de esto, se requiere evidencia científica de éxito a largo plazo sobre el uso de estas estructuras para prótesis implanto-soportadas.

El titanio y  el zirconio, los materiales más utilizados en la fabricación de aditamentos protésicos

La biocompatibilidad y el comportamiento mecánico del titanio han sido ampliamente estudiados y reportados en la literatura científica. A su vez, los pilares fabricados en titanio son considerados el gold standard de las rehabilitaciones sobre implantes. Alternativamente a éstos, los pilares de zirconio presentan tasas de supervivencia similares al titanio y una estética mejorada en relación al tejido periimplantario. El zirconio estabilizado parcialmente con itrio muestra excelentes propiedades mecánicas tales como dureza, módulo de elasticidad, resistencia a la corrosión y a la compresión, tenacidad y biocompatabilidad, lo que asegura la estabilidad de los tejidos blandos y una baja retención de placa bacteriana.

Anuncios